¿Qué hacés aquí?

Fortalecido por los cuidados del ángel junto al enebro, Elías caminó cuarenta días y cuarenta noches a través del desierto para llegar al Monte Horeb. Huyendo de sus perseguidores, se refugió en una cueva. Allí escuchó a la Voz Divina preguntarle: “¿Qué haces aquí?” Elías salió de la cueva y dio su respuesta (I Reyes 19).

¿Cuál es la mía? ¿Qué hago aquí? Me lo he preguntado una y otra vez, intensamente, en los últimos tres años. Y de lo más profundo de mi ser siempre sale la misma respuesta: amar.

Amar la Vida. Amar a mi familia, a mis amigues, a mis estudiantes, a mis ángeles humanes. Amar a las personas que caminan por las calles de Nueva York o viajan en metro; a las que veo trabajar mientras deambulo por barrios de San José; a las que me sirven un café turco en Brooklyn, una empanada peruana en Moravia o una tortilla española en Montes de Oca, y me sonríen. Amar.

¿Hacia dónde me lleva el Amor? ¿Qué me espera? No lo sé. Ni sé hacia dónde queda Horeb. Sólo sé que cuando haya descansado reemprenderé el camino y mi aliento será el Amor. Siempre ha sido así.

Por lo pronto, descanso bajo el enebro. Hoy di las últimas clases de este cuarto semestre de educación de emergencia a distancia. Usualmente, el último día del semestre mis estudiantes y yo compartimos una sentimiento de haber logrado algo significativo juntos, de haber alcanzado un fin importante. Pero hoy, al despedirme de estudiantes avasallados por la pandemia, escondidos detrás de sus cámaras y micrófonos apagados, me sobrecogió una desazón, una sensación de haber logrado muy poco, o quizá nada. Aún corren tiempos difíciles.

Al menos en mi caminata solitaria al anochecer, pude apreciar a Venus, Saturno y Júpiter brillar alineados en el firmamento y al bellísimo cachito de Luna resplandecer como luminaria divina entre Cronos y Zeus. Tal maravilla natural me reconfortó, como si esos cuerpos celestes fueran ángeles junto al enebro. Me acompañan mientras me rindo y descanso.

Monte Horeb (Imagen: Francis Frith, 1858, Museum of Photographic Arts)

[(Foto de portada: Rembrandt, “Elías en el Monte Horeb” (1655; Rotterdam, Museum Boymans van Boiningen)]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s