La viajera y la obrera

En la última tarde de verano, soleada y cálida, fuimos a visitar el Jardín Botánico de Brooklyn. En el prado encontramos a una peregrina deleitándose en el corazón de oro de unas flores lila, de belleza divina. Las flores eran Symphyotrichum novae-angliae (New England Aster, en inglés). Una mariposa monarca (Danaus plexippus), viajera con rumbo a México, se nutría en ellas antes de continuar su larga migración. Las engalanaba con su traje de naranjas, rojos, amarillos y detalles albinegros.

Monarca migrante (Danaus plexippus)

Días después caminamos por el Cementerio Green-Wood. Al inicio de la tarde otoñal, apreciamos las flores Aster laevis (‘Blue Bird’ o Smooth Aster, en inglés) en la cima de Battle Hill, el punto geográfico más alto de Brooklyn. Mientras las observábamos, llegó una abeja de cabeza y tórax verdes y abdomen aurinegro. Obrera abnegada, laboraba para su comunidad.

Cuando el trabajo es gozo

Ahora que ya avanza el otoño, recuerdo esos encuentros como una parábola de mi propio proceso de transición. Ha ido quedando atrás el verano, con su viajes y su poesía. Ha llegado el otoño, con sus deleites brooklynenses y la filosofía. Viajera y obrera, migrante y trabajadora, me dejaron sus enseñanzas totémica para saber vivir cada experiencia en su tiempo justo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s