Mirasol mi Vida

Hace cinco semanas la veranera derribó a mi Jardinero Fiel y lo hirió en el Salto del Ángel. También cayó sobre los arbustos que habían nacido de las semillas que Uitsili y yo habíamos sembrado a principios de año. Los dejó tan maltrechos que pensé que los arbustos morirían. Los desarraigué.

Pero uno de ellos, aún arrancado de la tierra que le nutría, floreció. Quería vivir, así como mi Jardinero quería recuperarse. Volví a sembrar los arbustos, sin saber si sobrevivirían o volverían a florecer. Fue un gesto de esperanza de salud.

Mientras aguardaba, busqué el nombre de sus flores. Yo no quería ser como Pablo Neruda, quien apreciaba las flores sencillas pero no las llamaba por su nombre.

Han abierto las flores

silvestres de Isla Negra,

no tienen nombre, algunas

parecen azahares de la arena,

otras

encienden

en el suelo un relámpago amarillo.

Pablo Neruda, “Oda a las flores de la costa”

Descubrí que las chicas de mi jardín son mirasoles azufre (Cosmos sulphureos). Ahora podré nombrarlas cada vez que florezcan en mi jardín, como esta semana. Un mirasol se abrió a la Vida y me regaló su belleza. Llenó mi jardín y mi vida del color de la alegría.

Gracias, Mirasol amada: sos mi Cosmos.

Mirasoles en mi barrio, fuente de semillas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s