Amazilia tzacatl

Justo cuando siento saudades por un un amigo, Natura Naturans me trae otro.

Vuela sobre mi jardín en la tarde soleada. A contraluz reconozco su silueta de colibrí pero no lo identifico. Se posa a la sombra, en un vértice del balcón.

¡Ha construido un nido! Un cuenco perfecto de hierbas entretejidas, adornado con hojitas verdes, como si uitsili fuera artista o arquitecto, interesado en la estética.

Con sigilo alcanzo mis binoculares y lo observo: piquito naranja, largo y curvo; coronilla, rostro y garganta esmeralda; ojillos de obsidiana. Oculta el resto de su cuerpo en la concavidad del nido.

¿Será un amazilia verdiazul, como el amigo que me aguardaba en mis caminatas por el barrio? He sentido saudades porque en mis andares más recientes no he encontrado al Amazilia saucerrottei bebiendo néctar de florecillas púrpura al atardecer.

¿Habrá venido el coliazul a vivir en mi jardín? Ilusionado, me quedo quieto y espero en el zacate.

Pero el colibrí es cauteloso. Sabe que lo observo. No se arriesga. No sale del nido.

Espero. “¡Soy tu amigo!”, pienso.

Agradece mi hospitalidad. Al alzar el vuelo despliega su cola de frente al sol. Un fulgor cobrizo ilumina mi vista, enternece mi corazón.

¡Amazilia rabirrufa!

Amazilia tzacatl.

¡Bienvenido a nuestro hogar!

Amazilia tzacatl (Fotos: J. F. Pescatore)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s