Mariposita libre

Salí al jardín temprano por la mañana, cuando ya lo iluminaba el alba pero aún no lo bañaba la luz directa del sol. Mientras tomaba agua fresca de pipa (agua de coco) lo recorrí y observé los detalles en transición por el impulso vital de Natura Naturans.

Las orquídeas silvestres comenzaban a marchitarse y no recibían la visita de abejorros enamorados.

La rosa amarilla que antenoche era un capullo pequeño y brillante, y anoche un botón alegre en proceso de despliegue, se había abierto por completo al verde del jardín, el azul del cielo y la luz del día.

Los capullos de flores rojas que han estado creciendo en uno de los lirios comenzaban a abrirse.

El ciclo de vida natural en el jardín continuaba. Yo me alegraba.

Entonces con el rabillo del ojo percibí un reflejo en la puerta de vidrio de mi dormitorio que da al jardín. Miré.

Una mariposita estaba atrapada en mi dormitorio y revoloteaba. Procuraba salir pero se golpeaba contra el vidrio. Entré a mi casa por la puerta abierta de la cocina, caminé a mi dormitorio y le abrí esa puerta a la mariposita albinegra.

Salió al jardín y se posó en una hoja de la granadilla de monte que está cargada de pasifloras abiertas. Me alegró verla libre.

No sé como ingresó la mariposita a mi dormitorio. Pero al dejarla salir sentí que cooperaba con la continuidad del ciclo de vida natural en mi jardín. Fue un pequeño gesto que dio sentido a mi mañana.

Mariposa albinegra (Foto: V. Castelo)

(Foto de portada: Clodetta L)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s