Tláloc bendice a mis lirios

Inesperada llegó la primera lluvia de abril. Los estratocúmulos volaron silenciosos en el viento. Arribaron desde el oriente y descargaron su garúa fina sobre nuestro valle. La garúa se tornó poco a poco en llovizna pertinaz. Cayó y cayó.

Cuando pasaron las nubes y cesó la lluvia, salí al jardín. La tierra sedienta había bebido el agua y permanecía húmeda. Las plantas, los arbustos, las enredaderas y el zacate se habían refrescado.

Lirios frescos a medianoche

Sobre los lirios se acumulaban gotitas frescas. Parecían presentes de Tláloc, dios mesoamericano de la lluvia. Había enviado joyas translúcidas para engalanar las flores albirojas, aún en la oscuridad de la medianoche.

Fui a dormir con ese frescor impregnando mi ser. Cuando salí de nuevo al jardín después del paso de Alba y Aurora por el cielo, las gotitas de Tláloc aún adornaban a los lirios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s