Rebelarnos en el vergel

La noche de relámpagos, lluvia y viento nos convoca. Me mirás con tus ojos de zeitoun y me proponés la rebelión de los sentidos. Salimos al vergel bajo la tempestad tropical. Percibimos el aroma de los mirtos y admiramos la danza titilante de las luciérnagas. Sentimos el peso de nuestras ropas mojadas. Te desnudo. Me desnudás. Nuestras pieles se erizan con los besos de la lluvia, las caricias del viento y el roce de nuestros cuerpos. Vos bebés el agua que mi piel recoge y con tu lengua sentís mi fuego. Y yo, uitsili, me deleito con tus mieles de azahar, ahora que sos flor en el jardín de la poesía.

Una noche en que la luna danzaba despacio
En mitad del cielo
Dormías y yo excitada en todos mis deseos
Tomé su cuerpo en mis manos

El viento del alba me daba mil besos
Y mil besos di al sol
Una noche en la prisión donde eras el guardián
Un beso hizo temblar mi existencia

Hombre, detén esta fábula del honor
La vergüenza me colmó de un placer delirante
El dios que me dotó de un corazón de poeta
Sabrá perdonarme

Ábreme la puerta
Para que me escape por el cielo limpio
Déjame volar
Y seré una flor en el jardín de la poesía

Forough Farrokhzad, “La rebelión”
Mirtos en el jardín de la poesía

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s