Baran: Lluvia

Me sorprendés al anochecer.

Llegás sigilosa del oriente,

vestida de sedas finas:

shalwar kameez verde bosque,

dupatta de flores púrpura y magenta,

velo blanco bordado de azahares.

Me hablás en pashto

con tu voz de suave cascada.

Envuelta en el misterio líquido de tu ser,

me susurrás gazales

de amor y separación.

Te oigo alucinado

en esta tierra tropical,

de antigua lengua huetar.

Al escuchar tus versos,

intuyo que nuestro encuentro será fugaz;

nuestro amor, como las corrientes profundas

de un océano infinito;

nuestra separación, como la de dos ríos

que nacen de la misma fuente en la montaña

y siguen su propio curso

por rápidos, cataratas y meandros

para converger en el mar.

Cuando terminás de recitarme

tu último gazal,

lo guardo en mi corazón

como las bromelias recogen

gotas del gentil aguacero.

Te pregunto tu nombre.

Abrís tu velo,

descubrís tu rostro,

fresco como el agua,

me observás con tus ojos diáfanos

de mirada lúcida,

rozás mi oído con tus labios de rocío,

lamés mi lóbulo,

humedeciéndolo,

y me cantás dos notas en urdu:

Baran“.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s