Media Luna sobre Querétaro

Cuando llegué a la Plaza de los Fundadores en el centro histórico de Quetétaro, ya reinaba la Media Luna sobre su cielo y Venus empezaba a esconderse al occidente.

En una terraza al costado de la plaza pedí tres tostadas de marlin al limón y una laguer mexicana. Fue mi bienvenida culinaria en este retorno a México. La disfruté en una mesita sencilla junto a una veranera bougainvillea iluminada.

En la terraza comían unas cuantas parejas y un grupo de amigas. Las banquitas de hierro y la plaza estaban vacías.

Al terminar mi cena atravesé la plaza hasta el atrio de la Iglesia y Convento de la Santa Cruz. Descubrí que aquí se inició la evangelización franciscana del centro y norte de México. Dos monumentos llamaban a sus frailes los “civilizadores” de los pueblos indígenas de la región, como pames y jonaces.

¿Civilizadores? Casi me incendio de la indignación. Me pregunté qué dirían hoy en día los otomíes-chichimecas de Querétaro. En el atrio de la iglesia no les encontré.

Sí encontré, para mi tristeza, a mas de veinte personas desamparadas que dormían envueltas en cobijas sobre cajas de cartón. Me parecían mestizas. Trescientos años de colonia y doscientos de independencia y los marginados continúan sin amparo.

Mejor observé una hermosa escultura de un músico indígena otomí tocando un instrumento de cuerda (sincretismo, pues los europeos trajeron el intrumento de orígen árabe a América) y una mujer ofreciendo una ofrenda al cielo.

Imaginé que se la ofrecía a la Luna, quien no hace acepción de personas y brilla para todas por igual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s