Atardeceres josefinos

Me despedí de Brooklyn al amanecer y saludé a San José al atardecer. Había sobrevolado nuestro Caribe, azul y turquesa bajo el sol de la tarde, antes de aterrizar en nuestro verde valle. La luz del sol poniente se filtraba entre las nubes ralas de aquella tarde sin causar arreboles.

Desde entonces, he contemplado los atardeceres desde mi jardín josefino. Al final de cada tarde he observado al sol esconderse, poco a poco, detrás de las montañas de Escazú y Santa Ana.

En las tardes lluviosas típicas de esta estación, los resplandores tenues y amarillos han parecido como de topacios. En las recientes tardes secas que han parecido anunciar un verano anticipado, los fulgores han pasado del amarillo limón al naranja papaya y al rojo pitahaya. El cielo occidental se ha incendiado como ópalo de fuego que poco a poco se apaga en azules, violetas y grises.

En silencio he contemplado todos esos resplandores de gemas tras montañas y sentido la paz de estar en nuestro hogar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s