Nîwemang

Salgo a mi jardín en la noche calma de Media Luna.

Tras una semana de ardientes soles de mediodía y frías madrugadas meseteñas, del alba con vista a las montañas desde una sala de hospital, su presencia en el firmamento me acoge y serena.

Me muestra su rostro ambiguo, medio luminoso y medio oscuro, como la vida. Me apacigua con su mirada, sin hablarme.

Me hacer pensar en Nîwemang, Media Luna kurda. Me recuerda su canto a ritmo de percusión. Me cuenta la leyenda: su descenso a tierras de montañas rocosas y nevadas para acompañar al músico exiliado Mamo en su viaje de Irán al Kurdistán iraquí. Me arrulla con su voz, en farsi y en kurdo. Me embelesa con sus ojos de estrellas.

En silencio contemplo a mi admirada Nîwemang brillar sobre mi San José dormida. Siento el Amor que palpita en todo mi ser, circula en Natura Naturans y pulsa en el Cosmos.

Hossein Alizadeh, “Laylahen” (Percusión y coros en kurdo)
Frontera entre Irán e Iraq en Nîwemang (Bahman Ghobadi, 2006)
Diálogo con Mamo en Nîwemang (Bahman Ghobadi, 2006)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s