Ave libre

Mi Jardinero Fiel me trajo el reporte cuando desperté. La pajarita que ayer encontró herida y atendió con cuidado, pernoctó en el jardín, descansó y amaneció dando brinquitos por el suelo y los tallos y hojas de las plantas. Extendía sus alas y recuperaba el vigor para volar.

Cuando se sintió observada por él, hizo un vuelo corto de una planta a la veranera bougainvillea para refugiarse entre la maraña tupida de sus tallos y hojas.

Fuimos a observarla juntos. Allí estaba, entre los tallos más altos de la veranera, quieta y en silencio, recuperándose. Era una hembra de zanate nicaragüense, ave normalmente gregaria, sanando en soledad. La dejamos tranquila.

Yo regresé varias veces en el transcurso de la soleada mañana a observarla. Ahí continuaba. Parecía saber que necesitaba serenidad y descanso.

Pero al promediar la tarde, cuando el sol brillaba con vigor, regresé a buscarla y ya no estaba ni en la veranera ni en el jardín. Mi Jardinero Fiel vino a buscarla y tampoco la encontró.

Supusimos que se repuso y voló para continuar su vida natural en libertad. Esa es nuestra esperanza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s