La cuarta orquídea

Apenas rayaba el alba cuando ya rugían los motores de vagonetas y tractores y martillaban el cemento, el concreto y la paz matinal los martillos hidraúlicos. Se empeñaban en malograr un poquito más, en nombre del “progreso”, a mi querida ciudad de San José.

Pero durante las pausas del estruendo, yo lograba escuchar el canto dulce de un comemaíz. Y al salir a mi jardín, encontré abierta la última flor que completaba el cuarteto de orquídeas moradas. Aunque era la más pequeña, me miraba y me permitía mirarla de frente, con naturalidad, en la suave luz de la mañana tropical.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s