Luna menguante sobre Jaipur

Subimos a la terraza de nuestro palacete para cenar y nos encontramos con una Luna enorme, apenas menguante, que iluminaba el cielo sobre Jaipur y las montañas cercanas. Lucía un tono blanco hueso y, aunque menguante, había ocultado apenas un poquito de su rostro. Me pareció cálida, como la noche.

Aprecié el contraste con el ardiente Sol del día. Hoy nos había hecho sentir su poder para quemar y abrasar. En el Fuerte Amber con sus plazas, galerías, plazas y recintos del marajá mogol, frente al Jal Mahal o palacio en las aguas de un lago, en la céntrica Ciudad Rosa de palacios y bazares, y en el novísimo Templo Birla, de fe hindú, el fortísimo Sol nos había tocado con dedos de fuego. Aunque disfrutamos la gira, finalmente nos avasalló y tostó.

Por ello aprecié y agradecí la gentileza de la Luna esta noche. Trajo su equilibrio. Cuando el Sol encandila y quema, la Luna ilumina y acaricia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s