Sorpresas en Carara

Habíamos recorrido dos senderos del Parque Nacional Carara cuando hicimos una pausa en el puente sobre Quebrada Bonita para escuchar los rumores del agua y escuchar los cantos del bosque.

Durante nuestra caminata ya habíamos visto varias aves hermosas. En las ramas bajas de los árboles de la ribera, habíamos observado un bolsero capuchinegro (Icterus prosthemelas), un juvenil de plumaje negro excepto por el vientre amarillo. Nos había simpatizado un tororoi pechilistado (Hylopezus perspicillatus), un gordinflón que daba brinquitos entre los arbustos del suelo boscoso y se detenía para inflar el pecho. Habíamos disfrutado los avistamientos inesperados.

Pero las mejores sorpresas llegaron mientras percibíamos con toda atención nuestro entorno desde el puente. Escuchábamos el canto de varios tucanes de swainson (Ramphastos ambiguus) y los buscábamos en el dosel del bosque junto a la quebrada. Pero en vez de ver tucanes avistamos a dos hermosas lapas rojas (Ara macao) sobrevolando el cauce de agua. Y por momentos el bellísimo y alucinante canto de un tinamú grande (Tinamous major) se escuchaba por sobre todos los sonidos del bosque y nos sobrecogía. A mí me parecía una flauta de la Naturaleza con timbres casi metálicos pero con una voz plena llena de añoranza y saudade.

Han pasado dos semanas desde aquella caminata por Carara o el “río de lagartos”, como lo llamaban los indígenas de Garabito. Pero aún escucho el canto de ese tinamú y me estremezco.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s